La comida chatarra gana la batalla, por ahora