Medios deberían revelar en qué negocios tienen intereses sus propietarios