¿CÓMO AFECTA LA COMIDA CHATARRA?

________________________________________________

¿Qué es la comida chatarra?

A partir de la realización de grupos focales en Barranquilla, Bogotá, Cali y Medellín se identificó que en nuestra población se llama "comida chatarra" a los productos comestibles ultraprocesados altos en azúcar, grasas saturadas y sodio.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS, 2015) señala que los alimentos no pueden identificarse como saludables o no saludables sólo por el hecho de estar “procesados”, y resalta que muchos tipos de procesamiento son indispensables, beneficiosos o inocuos.

Sin embargo, cuando se trata de productos ultraprocesados destaca que por sus características nutricionales y metabólicas, pueden ser problemáticos para la salud humana, además de tener repercusiones sociales, culturales, económicas y ambientales.

Captura de pantalla 2017-10-26 a la(s) 10.12.48 p.m.

De acuerdo a lo que dice la OPS (2015) se entiende que los productos ultraprocesados:

  • Son formulaciones industriales elaboradas principalmente con ingredientes no naturales o con los que uno no cocina en su casa.
  • Tienen un alto contenido calórico y bajo valor nutricional. Son característicamente grasosos, salados o azucarados, y bajos en fibra alimentaria, proteínas, diversos micronutrientes y otros compuestos bioactivos.
  • Ciertas características (sabores, propiedades, etc.) incorporadas a este tipo de productos pueden distorsionar los mecanismos del aparato digestivo y del cerebro que envían la señal de saciedad y controlan el apetito, lo que lleva a un consumo excesivo y puede interferir con la capacidad de controlar los hábitos alimentarios.
  • Los fabricantes a menudo crean una falsa impresión de que los productos ultraprocesados son saludables al incluir imágenes de alimentos naturales en el etiquetado, empaquetado y material promocional, o bien anunciar que agregan vitaminas sintéticas, minerales y otros compuestos, lo que les permite implicar o declarar propiedades saludables.
  • Muchos vienen listos para consumirse o para calentar y, por lo tanto, requieren poca o ninguna preparación culinaria.